La princesa de los lunares: Yayoi Kusama

La princesa de los lunares: Yayoi Kusama

Los rayos del sol se filtran a través de la ventana. Afuera, la ciudad despierta. Las calles de Tokio están llenas de ruido, gente ocupada y pasajera. Pero Yayoi Kusama no es uno de ellos. Su estudio se encuentra cerca de un hospital. Es su santuario, su refugio. Yayoi tiene que hacer arte. No sólo le gusta hacerlo, sino que es como una medicina para ella.

Yayoi Kusama en su estudio en 2017. © Yayoi Kusama / Cortesía de OTA Fine Arts, Victoria Miro y David Zwirner. Imagen vía

Biografía de Yayoi Kusama

Aunque hoy en día sus pinturas son mundialmente famosas, los inicios de Yayoi Kusama estuvieron lejos de ser fáciles. De niña pintaba todos los días con gran entusiasmo. Sin embargo, su madre era muy consciente de la tradición y no quería que Yayoi se convirtiera en artista. Prefería que se casara con un hombre de buena familia y fuera ama de casa; así que sistemáticamente le quitaba sus lápices y le rompía sus dibujos.

Yayoi Kusama con 10 años (Young Yayoi Kusama)
Yayoi Kusama en 1939 con 10 años. Imagen vía: David Charles Fox

La infancia de Yayoi Kusama

Yayoi Kusama nació en en 1929 en Matsumoto (Nagano, Japón). Su familia, aunque acomodada y tradicional, no comprendía a la pequeña. La relación con su madre era especialmente mala, ya que ésta pagaba con Yayoi la frustración que sentía por las infidelidades de su marido.

Yayoi Kusama de joven en Japón (Young Yayoi Kusama in Japan)
Yayoi Kusama en casa de sus padres, rodeada de algunos de sus primeros trabajos, hacia 1957. Cortesía de Yayoi Kusama Studio, Inc. Imagen vía

Kusama siempre ha contado que, desde pequeña, ha experimentado alucinaciones auditivas y visuales en las que su campo de visión se ve invadido por lunares. Empezó a crear arte para demostrar cómo veía el mundo: bañado en puntos. Estudió arte tradicional japonés, centrándose en la pintura modernista Nihonga. Además de la falta de apoyo familiar a su creatividad, tampoco su estilo agradaba a sus profesores, mucho más conservadores, . Consiguió montar algunas exposiciones en Matsumoto y Tokio durante la década de 1950. Pero Kusama se sentía reprimida, en un estado de desconexión que tuvo mucho que ver en su deterioro psicológico. Por contra, contaba con una enorme fuerza de voluntad y la determinación de que su arte fuera reconocido.

Yayoi Kusama y Georgia O’Keeffe

Kusama estaba decidida a tomar las riendas de su vida y triunfar, a pesar de tener a todo su círculo en contra. A sus manos llegó un libro sobre Georgia O’Keffee: al leer sobre su vida y observar sus pinturas, decidió escribirle una carta pidiendo consejo. Ésta le respondió que la vida del artista es dura en todas partes, pero que trataría de ayudarla tanto como pudiera, ofreciéndole una serie de contactos en el mundo del arte. Animada por esta respuesta, Yayoi empacó sus dibujos y pinturas en una maleta, y dejó Japón antes de cumplir los 30.

Yayoi Kusama se traslada a Nueva York

La llegada a la Gran Manzana, con sus enormes rascacielos y ajetreo constante, hizo que Kusama fuera más consciente de que las personas parecían pequeños puntos en un espacio infinito. Su determinación para convertirse en una gran artista aumentó, así que pronto se puso a trabajar incansablemente. Visitó innumerables galerías y tiendas de marcos intentando vender algunas de las 2000 acuarelas que había traído de Japón. Alquiló un estudio, aprendió a pintar al óleo y se dedicó a trabajar día y noche, desarrollando su propio estilo. Las cosas no iban del todo bien, ya que a veces tenía que buscar comida en la basura porque gastaba todo su dinero en materiales artísticos. 

Yayoi Kusama en Nueva York
Yayoi Kusama en la Gran Manzana. Imagen via

Es este momento, Nueva York era el centro del mundo del arte. Artistas como Andy Warhol y Donald Judd crearon nuevas formas de expresión como el Pop Art, en el que se incorporaron ideas de cómics y publicidad, o el Minimalismo, en el que el arte ya no sirve para representar nada: el espectador ve lo que quiere ver por sí mismo. Pero a pesar de que el arte abrió nuevos caminos y vías de expresión, todos los artistas famosos eran hombres. ¿Conseguiría una joven artista japonesa darse a conocer?

Crisis nerviosas

El mundo artístico era extremadamente competitivo: el nivel era muy alto y eran muchos los artistas deseosos de triunfar. Kusama deseaba fervientemente asociarse a alguna de las principales galerías de arte de la ciudad, lo que le abriría las puertas del mercado artístico. Pudo exponer sus obras en la Gres Gallery de Beatrice Perry en Washington, D.C. y en algunas pequeñas galerías neoyorkinas, como la de Richard Castellane. Aunque fueron muy importantes para ella, no conseguía hacer llegar su obra a los grandes coleccionistas y conservadores.

Esta situación le generaba muchas preocupaciones y ansiedad. El hecho de no conseguir sus objetivos a pesar del duro trabajo que realizaba y que su obra no fuera reconocida por las figuras más influyentes le pasaron factura emocionalmente. Comenzó a tomar tranquilizantes, lo que afectaba a sus habilidades motoras y disminuía su ritmo de creación. Las alucinaciones se hicieron más frecuentes, por lo que Kusama también precisaba medicación y periodos de descanso… Este cuadro psiquiátrico se fue acentuando con los años.

El arte que se extiende a otros medios

Yayoi Kusama, Horse Play. Happening en Woodstock, Nueva York, 1967. Cortesía de OTA FINE ARTS, Tokio / Singapur; Victoria Miro, Londres; David Zwirner, Nueva York. Imagen vía

La década de 1960 supuso un enorme cambio social que desde luego se contagió al mundo del arte. El artista ya no trabajaba en solitario en su estudio, se dejaba ver y tocaba varias disciplinas: moda, música, publicidad. Kusama aprendió de todas estas nuevas tendencias, y comenzó a crear esculturas extraordinarias: sofás, butacas e incluso un bote de remos cubiertos de salchichas de tela blanca y suave que parecen partes del cuerpo. Hizo ropa de macarrones secos. Se dejaba fotografiar desnuda delante de sus obras. Paseaba por los parques con un caballo lleno de lunares y creó los llamados happenings, donde los participantes se quitaban la ropa y bailaban en la calle, mientras Kusama les pintaba lunares sobre la piel.

Los años 60 fambién fueron una época de activismo político y Kusama se manifestó artísticamente en contra de la guerra de Vietnam en varias ocasiones. Se consideraba a sí misma una revolucionaria del mundo por el Arte. 

Yayoi Kusama y Joseph Cornell

Kusama describe a Donald Judd como un buen amigo, aunque sin duda el artista con el que mantuvo una relación más estrecha y duradera fue Joseph Cornell. Cuando se conocieron, a mediados de los 60, Kusama tenía treinta y pocos años, mientras que él era 26 años mayor. La edad no fue un impedimento para que las cosas funcionaran entre ellos, con una relación pasional a la vez que platónica. Cornell estaba loco por ella: le llamaba varias veces al día, le escribía notitas y le fabricaba bonitos collages.

Yayoi Kusama con Joseph Cornell en Nueva York, 1970. Cortesía de Yayoi Kusama Studio, Inc. Imagen vía

Pasaban mucho tiempo juntos en la casa de él, donde se dibujaban el uno al otro. Como Kusama no tenía demasiado dinero, Cornell le regalaba sus obras para que las vendiera y se quedara con los beneficios. Los conocimientos que adquirió en los negocios del arte le serían de gran utilidad unos años después.

Cornell falleció en 1972, lo que supuso una gran pérdida para Kusama. Ella regresó a Japón poco después, llevando consigo varias cajas con recortes de revistas y materiales para collage que le había regalado su pareja. Kusama empleó todos esos fondos para reconstruir su carrera artística en Japón, mientras rendía homenaje a la memoria de Cornell.

Yayoi Kusama regresa a Japón

A los 40 años, Kusama regresó a Japón. Intentó realizar algunos de sus happenings con colaboradores desnudos en la televisión y en las calles de Tokio, pero fue rápidamente censurada y arrestada.  Regresó a Estados Unidos, donde cada vez era más conocida, pero también donde se agotaba mentalmente por sus muchas creaciones. A la vista del rápido deterioro de su salud mental, Kusama regresó definitivamente a Japón en 1973, arruinada, desesperada y nada sana. 

En 1977 ingresó voluntariamente en un hospital psiquiátrico, donde todavía reside. Trabajó durante un tiempo como marchante de arte, poniendo en práctica lo que aprendió con Cornell, vendiendo obras occidentales a clientes japoneses. Tuvo que dejar el negocio debido a la crisis del petróleo y la subsiguiente recesión económica.

Por suerte, el hospital le proporcionó un ambiente de estabilidad y tranquilidad. Kusama comenzó a recibir sesiones de arte terapia para tomar confianza con sus alucinaciones y perderles el miedo. De esta manera, pudo desarrollarse y fomentar su creatividad, construyendo espacios en los que el público puede experimentar su mundo interior y sentir que todos somos pequeños lunares en el vasto universo. 

El gran salto a la fama de Yayoi Kusama

A partir de los años 1980 Kusama empezó a mostrar el trabajo que estaba realizando en su estudio del hospital. Se trataba de pequeñas obras, repetitivas, como calabazas realizadas en papel maché o arcilla y pintadas con lunares, bodegones de frutas rodeados de redes, líneas y puntos, o formas en tela que parecen falos. También se dedicó a escribir unas novelas, que alcanzaron categoría de culto, en las que contaba sus llamativas historias del Nueva York más transgresor. 

Yayoi Kusama de mayor
Yayoi Kusama, más madura, frente a sus estampados de lunares. Imagen vía

El gran salto a la fama se produjo en 1982, cuando la galería de la cadena Fuji le montó una exposición con sus obras más destacadas, y la promocionó con un programa de televisión. A partir de ahí se sucedieron las exposiciones en galerías y museos, así como sus apariciones en la tele. Todo el mundo quería saber más sobre ella, y comenzaron a contrastarse los datos de su fabulosa vida. El historiador del arte Midori Yamamura desmontó el mito de que Kusama sufriera alucinaciones de pequeña, algo que ella siguió manteniendo hasta 2010…

En cualquier caso, destaca sobre todo la gran energía creativa, el talento y la positividad de sus obras en una persona que ha sufrido tanto rechazo y desconexión social.

Exposiciones y honores

Con una trayectoria artística tan larga, no es de extrañar que el número de exposiciones en las que ha participado Yayoi Kusama sea impresionante. Desde los años 1980 el ritmo ha sido imparable. Su obra ha viajado por todo el mundo: Francia (1986), Nueva York (1989), Reino Unido (1989). En 1993 participó en la 45ª Bienal de Venecia -ya como artista invitada-.

Entre 1995 y 1997 ganó varios premios de la Asociación Internacional de Críticos de Arte a la Mejor Muestra en Galería en Nueva York. Un año después, se inaugura una gran exposición retrospectiva en Los Ángeles, que viajará también a Nueva York y Tokio.

Con el nuevo siglo comienzan a llegar los galardones. En 2000 gana el Premio al Apoyo al Arte del Ministerio de Educación, y menciones del Ministerio de Asuntos Exteriores. Un año después recibe el Premio Asahi; a continuación es nombrada Oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia con distintivo azul marino; y finalmente gana el Premio del Gobernador de Nagano por su contribución a las artes.

Yayoi Kusama Kusamatrix 2004
Unos visitantes recorren las instalaciones de la exposición Kusamatrix, en el Museo Mori de Tokio (2004). Imagen via

Sus exposiciones siguen viajando por el mundo. La muestra Kusamatrix (2004) se inauguró en el Museo Mori de Tokio, y reunió a 520000 visitantes. En 2008 se estrena el documental Yayoi Kusama, me adoro en Japón, aunque viajó a varios festivales internacionales.

Yayoi Kusama recibió el Premio Nacional al Mérito de Orden del Sol Naciente; y fue la primera mujer japonesa en recibir el Praemium Imperiale de Pintura el 2006. La década finaliza con su nombramiento como Persona de Méritos Culturales de Japón, además de exposiciones en Londres, Milán, Nueva York y Los Ángeles.

En los años siguientes presenta varias muestras nuevas y retrospectivas en Japón, China, Madrid, París, Londres, Brasil, Corea, México… Participa en la Bienal de Sydney y en la Trienal de Aichi. Recibe el galardón de Ciudadano Honorario de Shinjuku, así como el nombramiento de Miembro Honorario de la Academia Americana de Artes y Letras.

No está nada mal, ¿verdad? Personalmente me parece una trayectoria impresionante. Aún así… ¿os podéis creer que no escuché ni una palabra sobre esta artista en la facultad? ¿Ni una mención? ¿Ni una foto de su obra? Y tampoco me licencié hace tantos años… Espero que los nuevos planes de estudios sean más inclusivos…

Museo Yayoi Kusama

En 2017 se creó el Museo Yayoi Kusama en Tokio, dirigido por la propia Fundación Yayoi Kusama. Allí se muestran algunas de sus obras tradicionales así como las nuevas creaciones en las que está trabajando la artista, quien, a sus 91 años, está viviendo una segunda edad de oro según palabras del director del centro.

Yayoi Kusama Museum
Vista exterior del vanguardista edificio que alberga el Museo Yayoi Kusama en Tokio. © Kawasumi-Kobayashi Kenji Photograph Office. Imagen via

Suelen trabajar presentando dos grandes exposiciones anuales, así como eventos de menor envergadura, conferencias y talleres. En todas ellas se busca involucrar al público en el arte contemporáneo, así como dar a conocer el mensaje de amor por la humanidad que quiere transmitir Kusama en sus obras.

Las obras de Yayoi Kusama

Sus primeros trabajos

A pesar de la falta de apoyo familiar, Yayoi Kusama dibujaba desde bien pequeña. Como manifestó en una entrevista, sus primeros recuerdos son de sí misma pintando puntitos con los dedos. Después, aprendió a dibujar a lápiz y luego con acuarelas.

Yayoi Kusama. Sin título, 1939. Lápiz y papel. 25 × 22 cm. Imagen via

Los lunares de Yayoi Kusama

¿Cómo se le ocurrió a Yayoi Kusama la idea de los lunares? Su familia dirigía una plantación de semillas de flores, por lo que había crecido en medio de campos multicolor. Kusama cuenta en su autobiografía que, a los diez años, descubrió durante un paseo que cada violeta tenía su propia expresión facial individual, casi como un ser humano. De repente, vio lunares y patrones que volvían a la vida de la nada, los encontraba por todo su entorno. En su arte, Kusama quería capturar y entender estas abrumadoras secuencias que se le escapaban…

Instalación Dots Obsession de Yayoi Kusama 2013 2016
Yayoi Kusama. Vista de la instalación Dots Obsession, 2013/2016. Técnica mixta, dimensiones variables. Cortesía de Yayoi Kusama Studio Inc., Ota Fine Arts, Tokio / Singapur. Imagen de Sharjah Art Foundation.

Los lunares tienen la forma del sol, que es un símbolo de energía en todo el mundo y lo que nos mantiene vivos, y también la forma de la luna, que representa la calma. Redondos, suaves, coloridos, inconscientes y desconocedores, los lunares se convierte en movimiento… Los lunares son el camino al infinito.

Redes Infinitas (Infinity Nets)

Yayoi Kusama trabajando en sus Redes Infinitas (Infinity nets)
Yayoi Kusama en Nueva York trabajando en una de sus Redes Infinitas

Las primeras Redes Infinitas (Infinity nets) de Kusama coincidieron con su llegada a EE.UU. Comenzó a pintar formas onduladas blancas, circulitos, sobre un fondo gris, en unas secuencias que no tenían ni centro ni perspectiva. Kusama quería medir la inmensidad del universo, y quizá encontrar su propio lugar… Aquí plasmaba su propio miedo de ser un pequeño punto en el vasto mundo, una pequeña flor en el campo o solo una persona en Nueva York. Los lienzos eran gigantescos, de más de10  metros, y causaron gran conmoción entre sus compañeros artistas, como Donald Judd, que nunca habían visto nada semejante.

La Bienal de Venecia de 1966

Yayoi Kusama Bienal de Venecia 1966 Jardín de Narciso. Venice Biennal 1966 Narcissus garden
Yayoi Kusama en la Bienal de Venecia de 1966 con su obra Jardín de Narciso. Cortesía de OTA Fine Arts, Tokio/Singapur; Victoria Miro, Londres; David Zwirner, Nueva York. Imagen via

El artista Lucio Fontana ayudó a Kusama a preparar su intervención en la Bienal de Venecia de 1966, a pesar de no estar invitada oficialmente. Creó el reluciente Jardín de Narciso, donde se colocó en una pradera con 1500 bolas de espejo luciendo un kimono dorado. Al lado, un cartel que decía: «Tu narcicismo a la venta», y cobraba dos dólares por cada bola que se quisiera llevar el público. El evento causó bastante revuelo, ya que Kusama estaba vendiendo arte fuera de los canales oficiales de la Bienal.

Las calabazas de Yayoi Kusama

Yayoi Kusama instalación All the Eternal Love I Have for Pumpkins.
Yayoi Kusama. Detalle de All the Eternal Love I Have for the Pumpkins. Madera, espejos, plástico, acrílico y LED. Cortesía de OTA Fine Arts, Tokio/Singapur y Victoria Miro, Londres. © Yayoi Kusama.

No cabe duda que el vegetal favorito de Yayoi Kusama son las calabazas. No es sólo su sabor, sino que su forma le transmite paz y alegría. A las calabazas decoradas con lunares les ha dedicado pinturas, esculturas, instalaciones, ¡y hasta zapatos!

Las primeras calabazas (Kabocha, en japonés) de Kusama aparecieron en exposiciones en Nagano y Matsumoto, cuando aún estudiaba artes en Japón. Le aceptaron la obra porque era un gran ejemplo de Nihonga, la nueva pintura tradicional japonesa que practicaba en la escuela.

Durante sus años en EE.UU., Kusama «les dió calabazas» a las calabazas, para retomarlas con fuerza a partir de los 1980. Desde entonces adquieren una presencia casi antropomórfica, apareciendo en todas partes.  Durante la Bienal de Venecia de 1993, Kusama incluso repartió pequeñas calabazas a los visitantes.  Las calabazas fueron los primeros motivos que Kusama empleó en esculturas al aire libre, realizas en bronce, mosaicos y acero inoxidable, convirtiéndose en una de sus señas de identidad.

«Adoro las calabazas,» explicó la artista en una entrevista en 2015, «tienen una forma graciosa, amable, parecen casi humanas en su forma y calidez. Mi deseo es seguir trabajando con calabazas. Estoy tan entusiasmada como una niña pequeña»

Obliteration rooms

Yayoi Kusama Obliteration room
Yayoi Kusama. Obliteration room. Cleveland Museum of Art, 2018. Imagen vía

En este tipo de instalaciones todo el espacio está pintado de blanco. Aparecen muebles y otros objetos cotidianos, donados por personas particulares. Se anima a los visitantes a que interactúen y participen en la creación de la obra, pegando pegatinas circulares de colores brillantes por todas las superficies. Finalmente se consigue la saturación del espacio, el horror vacui. El final de la instalación supone el final de los objetos que hay en ella, ya que quedan inservibles. Por eso estas muestras tienen el nombre de «Habitación de la anulación». Aunque pierdan su utilidad, terminan convertidos en obras de arte, son piezas únicas que han participado en un proceso creativo.

Infinity mirror rooms

Yayoi Kusama Infinity mirror room
Instalación de una Infinity room de Yayoi Kusama.

Las Habitaciones infinitas, también conocidas como Mirror room, son instalaciones que gozan de gran popularidad. En ellas el espectador se sumerge en un mundo irreal, rodeado de espejos por todas partes, con infinitos pequeños puntos de luz que parecen flotar. La relación con el universo es inmediata, ya que verdaderamente parece que uno flota en una galaxia. Los visitantes quedan muy impactados, aunque con las enormes colas que se suelen formar para visitar la instalación, no hay mucho tiempo para recrearse y sentir la inmensidad del cosmos sobre nosotros.

Esculturas al aire libre

Desde 1994 Kusama amplió su repertorio artístico con el diseño de esculturas para exteriores. Comenzaron instalándose en algunos centros artísticos japoneses, aunque pronto dieron el salto a otros países y ubicaciones, como parques y estaciones de tren y metro. Siempre buscan sorprender al espectador al estar colocadas en lugares inusuales, como la del puerto de Naoshima, que se ha convertido en un auténtico símbolo para la ciudad y ha conseguido que ésta se vuelque en las artes.

Los temas representados incluyen sus tradicionales calabazas de distintos tamaños, ramos de coloristas flores, zapatos de tacón y los tentáculos que tienen su origen en sus esculturas blandas. En todas ellas, como no podía ser de otra forma, la artista repite sus patrones de lunares, recreando una vez más sus redes infinitas.

Colaboración con Louis Vuitton

En los años 1960 Kusama ya había diseñado ropa y abierto una tienda en Nueva York, aunque sus prendas llegaron a venderse en distintos puntos de venta por todo el país. La colaboración con la firma Louis Vuitton (2012) no es sino una continuación de aquellas incursiones en el mundo de la moda.

Yayoi Kusama colabora con Louis Vuitton en 2012
Imagen promocional de la campaña de moda de Yayoi Kusama para Louis Vuitton (2012)

Yayoi Kusama para niños

Creo que Yayoi Kusama es una artista genial para practicar algunas actividades con los niños. El uso que hace de los colores tan puros y brillantes, con los patrones de lunares que se repiten hasta el infinito les pueden resultar divertidos y atractivos como inspiración para desarrollar sus propios talentos.

Curiosidades sobre Yayoi Kusama para niños

  • Se puede hablar sobre la salud mental, las alucinaciones, las importancia de las emociones y la forma de sobreponerse a los problemas empleando su pasión por el arte como terapia.
  • Es una mujer artista, y no solo eso, sino que es una de las más famosas e influyentes del último siglo.
  • Sus obras de arte invitan al público a participar y disfrutar de la experiencia artística desde dentro.

¿Por qué no crear una Obliteration room en casa?

Vale, quizá no dispongamos de una habitación entera con todos los muebles blancos, pero seguro que tenemos paredes, puertas, tazas, los armarios de la cocina, la nevera, o cojines de este color. Elegimos los elementos que queremos «anular», les hacemos una foto del antes y empezamos a cubrirlos con gomets de colores. 1, 2, 3…. ¡100! ¿Cómo ha quedado? ¿Hacemos una foto del resultado para comparar? ¿Cómo nos hemos sentido transformándolos? ¿Nos gustan más ahora?

Nuestra Infinity room

Esta idea está inspirada en las Habitaciones Infinitas y además es muy decorativa por si queremos darle un aire de fiesta a la habitación. Inflamos globos de distintos tamaños pero preferiblemente del mismo color, y les pegamos gomets. Si no tuviéramos también se pueden hacer círculos con fieltro y luego pegarlos al globo con adhesivo de doble cara. Finalmente, los colgamos a distintas alturas desde el techo, para crear la sensación de profundidad en el espacio de las Infinity rooms.

Yayoi Kusama mirror room pink infinity room dots obsession
Yayoi Kusama. Dots Obsession-Love Transformed into Dots. 2007, instalada en 2017. Globos de vinilo colgado en una habitación de espejos y proyección digital de globos. 150 cm, 250 cm, 300 cm. Victoria Miro Gallery, Londres. Imagen via.

¿No nos gusta trabajar con globos? Se pueden emplear farolillos de papel -los hay ya estampados a lunares- y quedarían muy chulos si se pueden iluminar. También podríamos preparar círculos de cartulina y pegarlos a un hilo, creando muchas guirnaldas que cayeran en vertical, como si fuera el cosmos…

Pequeñas flores

Vamos a crear unas flores, cada uno a su gusto, inspirándonos en las esculturas al aire libre de Yayoi Kusama. Para esta actividad necesitaremos goma eva de colores o cartulina, una huevera de cartón, limpiapipas de colores, tijeras, pegamento y rotuladores o gomets. Se puede recortar la huevera para utilizarla como base y pegar en ella los pétalos de cartulina o goma eva. Los limpiapipas serán los tallos, al tener un alambre por dentro podremos orientar la flor en el sentido que queramos. Las decoraremos con gomets o pintando en ellas lunares con rotulador.

Otra opción es realizar las flores de arcilla, y posteriormente pintarlas de nuestros colores favoritos.

Yayoi Kusama Flowers Flores 1997
Yayoi Kusama. Flowers. 1997. Acrílico sobre lienzo. 27.3 x 22 cm. Imagen via

Yayoi Kusama para colorear

Yayoi Kusama también es reconocida por sus cuadros de flores, podría ser divertido colorear las siguientes imágenes con lunares a todo color como lo haría ella. ¿Seréis capaces de crear una red infinita como fondo? Podéis descargarlas gratis aquí.

Infinity net

Si ya no queremos usar más gomets pero nos apetece seguir explorando a Yayoi Kusama con los niños, podemos emplear los tapones que quizá guardéis. En primer lugar, trazaremos una silueta en papel, podría ser la de uno de los niños en papel continuo, o un muñeco o juguete en una cartulina o soporte más pequeño. Después, vamos colocando los tapones encima, ocupando todo el espacio interior. Podríamos hablar de cómo cada uno de nosotros es un universo infinito y que formamos parte de otro mucho mayor. Pero ¿qué tal si luego rodeamos los tapones con líneas? Si no los hemos pegado y los quitamos, nos quedaran las formas onduladas, como en una Red infinita.

Lógica matemática con lunares

 

Juego de lógica matemática para niños inspira en los lunares de Yayoi Kusama.
Juego de lógica matemática para niños inspirado en los lunares de Yayoi Kusama. Marieta Bermudo

Con los lunares de Yayoi Kusama también se pueden practicar la lógica matemática y el reconocimiento de los colores. Nosotros tenemos este juego de madera, en el que hay que ir moviendo los círculos hasta conseguir el mismo patrón que en las tarjetas. ¡Puede ser un reto para los más pequeños! Podéis encontrarlo similar aquí, pero si sois un poco manitas quizá lo podéis diseñar vosotros mismos.

Yayoi Kusama y el mercado del arte

La relación de Yayoi Kusama con el mercado del arte ha sido intensa. Desde el momento que llegó a vivir a Nueva York y trataba de vender sus acuarelas en distintos espacios, a posteriormente vender las obras de Jospeh Cornell o su experiencia como marchante en los años 1970 en Japón, a finalmente ser una artista mundialmente conocida y valorada.

Yayoi Kusama escultura al aire libre de flores titulada Flowers that speak all about my heart given to the sky
Yayoi Kusama. Flowers that speak all about my heart given to the sky, 2018. Galería Victoria Miro, Londres. © Thierry-Bal

Kusama es una de las artistas femeninas que ha batido auténticos récords de ventas, llegándose a pagar hasta 7.9 millones de dólares por una de sus Redes Infinitas de 1959. También sus cifras en los museos donde expone son realmente exitosas, reuniendo a un gran número de visitantes. Quizá la fotogenia de sus obras e instalaciones, en estos tiempos en los que casi parece más importante publicar una foto para las redes sociales que realmente vivir la experiencia, tenga mucho que ver. Kusama parece haber construido ese personaje de abuelita excéntrica que se camufla con el decorado que ha creado. Pero también hay que tener en cuenta su trayectoria vital y profesional -son más de siete décadas trabajando-, los retos a los que se ha enfrentado y cómo ha sabido convertir sus limitaciones en fortalezas gracias al tesón y esfuerzo.

Yayoi Kusama y el Covid-19

Yayoi Kusama posa frente a cuadros de su serie inacabada My eternal soul (Mi alma eterna). © Tomoaki Makino. Imagen vía.

La pandemia en la que el mundo se encuentra inmerso durante todos estos meses ha afectado también al trabajo de Kusama. Durante los primeros momentos, mientras el psiquiátrico donde reside en Tokio se encontraba confinado y no podía acercarse a su estudio, que está en las proximidades, la artista se volvió a consagrar como una revolucionaria del mundo a través del arte. En el mes de abril de 2020, a los 91 años, escribió el siguiente mensaje:

A pesar de que brille fuera de nuestro alcance,

continúo rezando por que el resplandor de la esperanza nos atraviese,

que el tan ansiado brillo cósmico

ilumine nuestro camino

Though it glistens just out of reach, I continue to pray for hope to shine through 
Its glimmer lighting our way / This long awaited great cosmic glow

Ahora que nos encontramos en el lado oscuro del mundo

Los dioses estarán ahí para fortalecer la esperanza que tenemos que extender por el universo

Now that we find ourselves on the dark side of the world
The gods will be there to strengthen the hope we have spread throughout the universe

Para aquellos que se quedaron atrás, cada historia personal y las de sus seres queridos

 Es el momento de buscar un himno de amor para nuestras almas 

En medio de esta histórica amenaza, un breve estallido de luz apunta hacia el futuro 

Cantemos alegres esta canción por un futuro espléndido 

Vamos.

For those left behind, each person’s story and that of their loved ones / It is time to seek a hymn of love for our souls / In the midst of this historic menace, a brief burst of light points to the future / Let us joyfully sing this song of a splendid future /Let’s go

Abrazados en el profundo amor y los esfuerzos de personas de todo el mundo 

Ahora es el momento de superar, de traer paz 

Nos reunimos por amor y espero cumplir ese deseo 

Ha llegado la hora de luchar y superar nuestra infelicidad. 

Embraced in deep love and the efforts of people all over the world / Now is the time to overcome, to bring peace /
We gathered for love and I hope to fulfill that desire / The time has come to fight and overcome our unhappiness

A COVID-19 que te interpones en nuestro camino 

Te digo «Desaparece de esta tierra» 

Debemos luchar 

Debemos luchar contra este monstruo terrible

To COVID-19 that stands in our way / I say Disappear from this earth / We shall fight / We shall fight this terrible monster

Ahora es el momento en que las personas de todo el mundo se levantan 

Mi mayor agradecimiento a todos aquellos que ya están luchando. 

Now is the time for people all over the world to stand up / My deep gratitude goes to all those who are already fighting.

Revolucionaria del mundo por el Arte. De Yayoi Kusama. 

Revolutionist of the world by the Art / From Yayoi Kusama.

Si queréis saber más…

Libros para niños

Gilberti, Fausto. Yayoi Kusama covered everything in dots and wasn’t sorry. Phaidon. 2020.

Suzuki, Sarah. Yayoi Kusama: de aquí al infinito. MoMA. SM. 2017.

Biografías para todos

Herbert, Kari. Rebel artists.15 Malerinnen, die es der Welt gezeigt haben. 2019. 

Macellari, Elisa. Kusama HC. The graphic novel. Lawrence King Publishing. 2020.

Tatehata, Akira. Yakoi Kusama: Give me love. David Zwirner. 2016.

Yoshitake, Mika. Yayoi Kusama. Infinity mirrors. Prestel. 2017.

¿Quieres conocer a otras artistas increíbles?

Tove Jansson

Georgia O’Keeffe

Tamara de Lempicka

¿Te gusta el arte oriental? No te pierdas la selección de 10 obras de arte oriental para niñoser3

5 Replies to “La princesa de los lunares: Yayoi Kusama”

    1. Gracias a ti por leerlo y comentar. Desde el punto de vista actual puede que nos parezca que su arte sea un fondo impactante para nuestras fotos (creo que a todos nos gustaría visitar sus instalaciones por ello, ¿verdad?) hay que tener en cuenta la trayectoria y las experiencias vitales de Yayoi Kusama para comprender cuál es el mensaje que nos quiere transmitir. ¿Qué le inspira a trabajar así y no de otra forma? ¿Por qué ha llegado a crear estas obras? Si ella se siente como un pequeño punto en el universo, ¿consigue con sus trabajos que el público también se sienta así? ¿Es un sentimiento positivo o negativo? El arte es arriesgado, sin duda 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *