Un viaje a las trece colonias: Colonial Williamsburg

Un viaje a las trece colonias: Colonial Williamsburg

Colonial Williamsburg es uno de esos lugares en los que es posible viajar en el tiempo sin apenas esfuerzo. Aunque muchos se refieran a él como un parque temático, es injusto clasificarlo así. Se trata de un living history, un espacio de recreación histórica situado en la Costa Este de Estados Unidos que representa cómo era la vida en la ciudad en la época anterior a la Guerra de la Independencia americana. Lo realmente especial es que todo lo que vemos es real -casas, edificios públicos, tabernas y granjas…- todo está en su ubicación original y la vida parece seguir como hace 250 años.

Casas y jardines de Colonial Williamsburg
Casas y jardines de Colonial Williamsburg. © Marieta Bermudo.

Colonial Williamsburg es una de las ciudades donde se gestó la revolución contra los británicos, marcando un punto de inflexión en el desarrollo de la Historia universal. En los albores de esta revolución la vida transcurría plácidamente en las ciudades de las colonias. En 1776 las trece colonias decidieron dar un paso de no retorno con la Declaración de Independencia.

Los hechos que llevaron a este desenlace se pueden definir desde múltiples enfoques. Pero resumiendo mucho, podemos ver que la victoria de Reino Unido en la Guerra de los Siete Años fue demasiado costosa para sus arcas. En los años sucesivos aumentaron de forma desigual las cargas fiscales a sus súbditos. Los más beneficiados fueron los habitantes de la metrópoli -gracias a los lobbies y su representación parlamentaria. Básicamente, nadie quiere subirse los impuestos voluntariamente y menos si puedes encasquetar a otros que los paguen por ti al otro lado del Atlántico.

No taxation without representation

En Londres pensaron que un océano, la falta de representación y el brazo militar sería suficiente para evitar males mayores. Pero el tan famoso no taxation without representation fue demasiado para estos colonos. Esta oportunidad, como cabía esperar, no sería desaprovechada por los enemigos de los británicos.

Españoles y franceses decidieron hacer pagar un alto precio a los ingleses por lo acontecido en la ya mencionada Guerra de los Siete Años. El apoyo a los independentistas aceleró el resultado de la contienda.

En Colonial Williamsburg viviremos como un ciudadano más el desarrollo de la Guerra de Independencia. Seremos testigos de excepción de los prolegómenos de la Capitulación de Yorktown. Aquí el General inglés Lord Charles Cornwallis sufrió la derrota decisiva que garantizó la independencia de esta joven nación.

En Williamsburg conocerás a George Washington y otros presidentes.

Durante nuestro paseo por Colonial Williamsburg conoceremos a algunos de aquellos personajes que hicieron posible la independencia gracias a su visión de la libertad. Encontraremos a militares ilustres como el marqués de Lafayette o James Innes; futuros presidentes como George Washington, Thomas Jefferson o James Madison; agentes dobles -James Armistead Lafayette-; y líderes locales – el reverendo Gowan Pamphlet, la editora Clementine Rind, o la maestra Ann Wager-.

Campamento militar en Colonial Williamsburg
Campamento militar donde reclutan voluntarios entre los visitantes. © Marieta Bermudo.
James Innes arengando a las milicias voluntarias en Colonial Williamsburg
James Innes arengando a las milicias voluntarias. © Marieta Bermudo
La compañía de pífanos y tambores anima la Revolución
¡Comienza la Revolución! © Marieta Bermudo

Una de las cosas que me sorprendió en nuestra última visita fue darme cuenta que Colonial Williamsburg se encuentra en el centro histórico de la actual ciudad de Williamsburg, justo al lado de la Universidad de William and Mary. ¡Las veces que fui de pequeña estaba convencida de que se encontraba aislado en mitad del bosque! Este museo viviente se vertebra alrededor del eje que forma la Duke of Gloucester St., destacando el Capitolio y el Palacio del Gobernador en ambos extremos. Podemos encontrar numerosos comercios regidos por artesanos: herrerías, carpinterías, librerías, modistas, farmacia, etc., además de espacios públicos como la plaza del mercado, el hospital, o la cárcel. Los que allí trabajan nos van contando quiénes son, cómo hacen las cosas, qué tipo de vida llevan, cómo ven la situación política, y demás. Responden a lo que les queramos preguntar.

Cartel de entrada a la King's Arm Tavern
Cartel de entrada a la King’s Arm Tavern. © Marieta Bermudo

El vestuario es uno de los aspectos más cuidados de este proyecto. Hay que tener en cuenta que muchos de las personas que nos encontramos están representando a un personaje histórico real, por lo que la investigación en este aspecto también es rigurosa. También tienen muy en cuenta el tema de los jardines, huertos y pastos, procurando que todas las especies sean autóctonas y las mismas que cultivaban en el siglo XVIII.

Carruaje que recorre las calles de Colonial Williamsburg
Si uno está muy cansado, siempre puede recorrer la ciudad en carruaje. © Marieta Bermudo
La cárcel es uno de los edificios que están abiertos en Colonial Williamsburg
La cárcel es uno de los edificios que están abiertos. © Marieta Bermudo
Los jardines y pastos juegan un papel muy importante en la topografía de Colonial Williamsburg
Los jardines y pastos juegan un papel muy importante en la topografía de Colonial Williamsburg. © Marieta Bermudo

Por qué podría gustarle a los niños

Colonial Williamsburg es un museo en tres dimensiones, en el que los visitantes se sumergen en una aventura histórica. Cada uno puede disfrutar de la experiencia a su manera, dándole un carácter más académico o más lúdico según sus gustos.

En un abrir y cerrar de ojos se convierten en pequeños colonos del siglo XVIII, interactuando con los diferentes habitantes de la ciudad y sus profesiones. Puede parecer obvio, pero el descubrir que las cosas no siempre han sido como son ahora, ni que el mundo ha sido tan cómodo o materialista les hace pensar y preguntarse cosas importantes.

Paseando entre los huertos de Colonial Williamsburg
Paseando entre los huertos. © Marieta Bermudo

Es una aventura que sin duda les dejará huella. Aprender historia con los cinco sentidos es bueno y divertido. Desde mi punto de vista es una magnifica piedra angular sobre la que asentar una mente abierta a la historia y el arte de nuestros hijos.

Y sí, digo arte. Porque en Colonial Williamsburg podrás descubrir facetas artísticas del siglo de las luces, como pueden ser su música, artesanía, arquitectura o artes decorativas que están preservadas cual cápsula del tiempo.

Disfruta de la aventura estadounidense en familia

Como alegato final y a modo de reflexión diré que muchas veces cuando pensamos en viajar a Estados Unidos nos quedamos en Nueva York, Los Ángeles… Pero creo que la esencia del país se puede encontrar en otros destinos como sus parques nacionales, sus pueblos del interior o ciudades como Filadelfia, que me encanta. Sea como fuere, no dejes que te lo cuenten y vive con tu familia la aventura de descubrir ese país que no sale en los circuitos tradicionales.

Bueno, y si tienes un hueco no pierdas la oportunidad de visitar esta joya de la costa Este donde tus hijos y tú disfrutaréis por igual.

Atrapada en el cepo de Colonial Williamsburg
Después de pasar por la cárcel, terminamos siendo ajusticiados en la plaza. © Marieta Bermudo

Si queréis saber más de este rincón de Virginia

Colonial Williamsburg está en 101 Visitor Center Drive. Williamsburg, Virginia 23185 (EE.UU.). Abre sus puertas de 08.45 hasta las 17.00 horas. Más información aquí.

Existen distintas tarifas en función del tiempo que vayamos a pasar en Colonial Williamsburg. Las entradas de un solo día, incluyendo dos museos y el transporte desde el Centro de Visitantes cuestan 44.99$ y 24.99$ los niños entre 6 y 12 años. Por su parte, las entradas de tres días consecutivos, incluyendo también dos museos y el transporte cuestan 54.99$ los adultos y 29.99$ los niños. Existe un pase anual por 74.99$ los adultos y 41.99$ los niños. Además, hay diversas entradas que combinan el acceso a Colonial Williamsburg con otras atracciones locales, como Busch Gardens, Jamestown y Yorktown.

Las actividades nocturnas, como el paseo a la luz de las antorchas (Lantern Trade Tour), el juicio a la bruja Grace Sherwood (Cry witch) o las historias de fantasmas (Haunted Williamsburg) tienen sus propias tarifas y es recomendable reservar con antelación. Más información aquí.

Tanto dentro del sitio histórico como en los alrededores existen numerosos restaurantes y tabernas donde poder reponer fuerzas. En cuanto a la accesibilidad hay varios aseos, tiendas y edificios adaptados para personas con movilidad reducida, aunque es preferible consultar mientras organizamos nuestra visita.

También es recomendable consultar aquí el calendario de actividades, puesto que según la época del año se programan distintos eventos especiales, algunos dedicados exclusivamente a los niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *