Jardines y arte: La Casita del Príncipe de El Escorial para niños

Jardines y arte: La Casita del Príncipe de El Escorial para niños

La Casita del Príncipe de El Escorial es un delicioso palacete de recreo construido en el siglo XVIII para los Príncipes de Asturias Carlos de Borbón y María Luisa de Parma. Visitar la Casita con los niños puede ser interesante como primera aproximación a este tipo de patrimonio: su reducido tamaño hace que no se demore demasiado y los niños más inquietos puedan pasarlo bien. Pero quizá para los más pequeños lo más divertido sean los cuidados jardines que convierten a la Casita del Príncipe en un viaje en el tiempo al refinado siglo XVIII.

Casita del Príncipe de El Escorial jardín entrada para niños
La Casita del Príncipe de El Escorial es un pequeño palacete ideal para niños. ©Historia, maleta y niños

¿Por qué hay una Casita del Príncipe en El Escorial?

La Corte española fue, tradicionalmente, itinerante. Esto quiere decir que pasaban cada estación del año en el lugar que más a gusto se estaba: donde hubiera mejor caza, las temperaturas fueran más agradables y el entorno natural estuviera en su esplendor. La llegada de la dinastía Borbón al trono establece el siguiente ritual: el invierno se pasaría en Madrid – El Pardo, la primavera en Aranjuez, los veranos en La Granja, y el otoño en El Escorial.

jarrón casita del príncipe el escorial para niños
Los jardines de la Casita del Príncipe están llenos de detalles, como este jarrón. ©Historia, maleta y niños

Una vez se modernizan los palacios, ampliándose espacios ya existentes y mejorando las instalaciones, el rey Carlos III, decide construir para entretenimiento de sus hijos unas casitas de campo. Y las hizo en casi todos los Reales Sitios -Aranjuez, El Pardo, y El Escorial. Esto estaba a la última moda: durante el siglo XVIII las clases altas querían liberarse un poco de los rígidos protocolos que regían sus vidas, así que encontraban en estas Casitas el lugar perfecto para el esparcimiento con sus amigos más cercanos. No eran alojamientos permanentes; de hecho, ni siquiera dormían en ellas.

Detalle de la planta de la Casita de Abajo. Hoja kilométrica, h. 1870. Instituto Geográfico Nacional. Casita del Príncipe El Escorial para niños
Detalle de la planta de la Casita de Abajo. Hoja kilométrica, h. 1870. Instituto Geográfico Nacional. Imagen via.

La Casita es, por tanto, un espacio de recreo, diseñado por y para el ocio de la pareja principesca. Se conocía también como Casino del Príncipe para destacar su carácter lúdico, y también Casita de Abajo por estar ubicada, como es lógico, abajo -del Monasterio-.

Edificio

¿Cómo es la Casita del Príncipe?

Juan de Villanueva proyectó la Casita del Príncipe de El Escorial (1771-1775) con esa sencillez neoclásica que le caracteriza. El ritmo de la composición, bien proporcionado y austero, recuerda mucho a la que será una de sus obras cumbre: el Museo del Prado. En la Casita del Príncipe proyectó una planta en forma de T sobre la que se alza una torre cuadrada central con tejado de pizarra. El brazo de la T que se prolonga hacia el jardín pertenece a una segunda etapa constructiva (1781-1784) y alberga el salón y la pieza ovalada. La Casita tiene dos alturas, siendo el segundo piso es más bajo que el primero.

Entrada principal a la Casita del Príncipe de El Escorial para niños
La entrada principal a la Casita está bajo un elegante pórtico. ©Historia, maleta y niños

Todo el exterior es de granito gris. La entrada principal está presidida por un pórtico con 4 columnas toscanas, sobre el cuál hay un balcón. Rompen la monotonía exterior las repisas y guardapolvos que adornan las ventanas.

¿Cómo es el interior de la Casita del Príncipe?

Interior Casita del Príncipe de El Escorial para niños
Interior de la Casita del Príncipe de El Escorial. © Carlos Alberto Pascual, imagen via

Si el exterior parece sencillo y austero, el interior cuenta con decoración fastuosa. El Príncipe otra cosa tal vez no, pero buen gusto sí que tenía, así que decidió rodearse en su Casita con objetos delicados y de gran hermosura. El primer diseño fue del francés Jean-Démosthè Dugourc, inspirado en el antiguo Egipto, muy en contraste con el exterior neoclásico de la Casita. El proyecto incluiría tres salas de la planta baja: la egipcia, la etrusca y el gabinete chino. Sorprendente, ¿verdad? Dugourc proponía que la sala egipcia fuera como una mastaba -un tipo de construcción funeraria egipcia típico hacia el 3000 a.C.), en la que la luz entrara únicamente desde el techo, anulando las ventanas. Para ganar la altura necesaria se habría tenido que eliminar también el piso superior. Añadiría una decoración a base de estrellas amarillas sobre fondo azul en el techo. En la pared principal aparecerían una serie de personajes que llevan ofrendas a un rey, también jeroglíficos. También el mobiliario estaría inspirado en Egipto… Finalmente este proyecto no se llevó a cabo, pero sin duda habría sido impresionante.

¿Pero qué encontramos realmente en la Casita del Príncipe de El Escorial?

La Casita del Príncipe estaba pensada para disfrutar, por tanto es lógico pensar en la importancia del deleite visual. Numerosos tapices y alfombras de la Real Fábrica de Santa Bárbara adornaban las paredes -forradas en seda- y suelos -de sencillas losetas de mármol-, porcelanas al estilo inglés de la Real Fábrica del Buen Retiro, cuadritos de marfil, lámparas de araña, muebles de factura impecable y la siempre creciente colección de relojes del Príncipe Carlos.

Sala del Café Casita del Príncipe de El Escorial para niños
Sala del Café. Casita del Príncipe de El Escorial. ©Félix Lorrio en Juan Martínez Cuesta, El Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial. Patrimonio Nacional. Madrid, 1992.

Finalmente en la decoración aparecen estucos de Ferroni y José Ginés, pinturas de Vicente Gómez, Francisco Bayeu y Mariano Salvador Maella, a la que luego se añadieron, en el siglo XIX, bodegones y decoraciones florales. Pensemos que durante la Guerra de la Independencia se perdieron muchas de las preciosidades de la Casita, así que fue Fernando VII, hijo de Carlos, quien se encargó de devolverle parte de su antiguo esplendor, localizando muchas de las piezas originales y añadiendo algunas nuevas igualmente valiosas.

Jardines

El Parque de la Casita del Príncipe

Plano parque y jardín casita del Príncipe de El Escorial para niños
Plano Parque y Jardín: Planta general. Servicio de Jardines, Parques y Montes de Patrimonio Nacional, 1984. Archivo del Servicio de Jardines, Parques y Montes de Patrimonio Nacional. Imagen via

Una cerca de piedra delimita la enorme finca o Parque en la que se encuentra la Casita del Príncipe de El Escorial. Son varios los senderos que atraviesan este bosque de 400.000 m², formado por especies autóctonas como el roble y la encina, aunque también otras incorporadas a propósito para embellecer el paisaje. Aunque tuvo ocho accesos, actualmente permanecen abiertos únicamente dos: el de abajo, en la Avenida Reyes Católicos, y el de arriba, a los pies del Monasterio. Se puede ir perfectamente dando un paseo, el entorno es muy agradable, sólo hay que tener en cuenta que el Parque está en la ladera de una montaña y que la cuesta, al final, cuesta. Pero, ¡ánimo! Puede ser una aventura para los jóvenes exploradores.

El inmenso Parque limita con el Bosque de la Herrería.

El jardín de la Casita del Príncipe

El jardín delantero

Parterre entrada casita del principe de el escorial para niños
Un arreglo de flores multicolor rodean al estanque de la entrada durante el verano. © Historia, maleta y niños

Una vez cruzado un pequeño trayecto de la parte inferior del Parque, llegamos al jardín de la Casita del Príncipe, con una superficie de 1,9 ha. El espacio está delimitado por unos pabellones a ambos lados -uno es para servicios administrativos, y el otro el restaurante. Un camino en línea recta nos lleva hasta el palacete, pero tendremos que rodear un estanque rodeado de flores de temporada. En los laterales el jardín está muy ordenado en parterres, ya que los cruzan hasta ocho caminos que salen del estanque -visto desde arriba el jardín parecería una estrella-.

Árboles singulares de la Casita del Príncipe de El Escorial

arboles singulares comunidad de madrid sequoia casita del príncipe el escorial para niños
Sequoia gigante de más de 40 metros en el jardín trasero de la Casita del Príncipe. ©Historia, maleta y niños

Es inevitable que en este jardín delantero la vista se nos vaya hacia arriba, ya que en estos parterres crecen unos árboles gigantescos, concretamente 4 ejemplares catalogados como Árboles singulares de la Comunidad de Madrid. Encontramos un pinsapo (Abies pinsapo) de 29 metros; dos abetos del Caúcaso (Abies nordmanniana) de 31 y 32 metros; y una sequoia (Sequoiadendron giganteum) de 39 metros. Pero además hay un quinto ejemplar en el jardín trasero: otra sequoia gigante de 41,5 metros. ¿Cómo llegaron estos árboles aquí? ¿Los plantó el príncipe Carlos? El Príncipe era un hombre ilustrado y disfrutaba con la botánica, muy en auge en su época, pero todos estos gigantes fueron plantados cuando la Escuela de Montes tenía su sede en San Lorenzo, a finales del siglo XIX.

El jardín trasero

Unas galerías porticadas nos permiten pasar a la parte trasera del jardín. No es muy común en la jardinería histórica española que la residencia ejerza de límite entre los dos jardines, sirviendo de remate y fondo visual para las perspectivas que se tienen desde ambos. Se divide en dos zonas independientes que están a distinta altura -recordemos que estamos en la ladera de una montaña-. La parte más próxima a la Casita cuenta con varios parterres cuadrangulares en los que ahora hay plantados árboles frutales -creo que son membrillos- y otras especies decorativas, entre ellas destaca la gran sequoia. En el eje central se abre una pequeña placita circular con una fuente.

Laberinto jardín trasero Casita del Príncipe de El Escorial para niños
Así se ve el laberinto del «reservado» desde la parte superior del jardín. Al fondo, la Casita. ©Historia, maleta y niños

Si seguimos ese eje, aparece un gran seto de ciprés recortado como un arco. Ahí comienza la parte alta del jardín o «el reservado», ya que se encuentra rodeado de muros por tres partes A los lados, unos pequeños laberintos de boj y al fondo, una cascada de rocas. Si queremos seguir subiendo, y ver de dónde sale el agua de la cascada, existen unas rampas laterales. Veremos un estanque de recogida de agua de lluvia que sirve para regar el jardín y, finalmente para cerrar la composición, otros parterres que terminan en la forma semicircular de la reja. Allí hay otra salida hacia el Parque. El conjunto es muy elegante y clásico, realmente un buen resumen de lo que fue el refinado paisajismo del siglo XVIII.

Los estufines

A mano derecha del elegante jardín trasero, aparece un espacio casi secreto, cerrado por otra reja. Entre los setos de boj hay plantadas especies propias de jardín: hortensias, magnolios… Pero también tiene el aspecto de un huerto. Uno va avanzando y se encuentra unas escaleritas y, al subir, aparecen las casitas de los estufines. ¿Qué son los estufines?

Estufines Casita del Príncipe de El Escorial para niños
Dentro de este pequeño jardín se encuentran los estufines. ©Historia, maleta y niños

Son unos invernaderos, o estufas, como se llamaban antes, en los que se cultivaban especies exóticas o más delicadas que no resistirían el frío de la sierra madrileña. De esta manera tanto los reales propietarios, como sus invitados, podían viajar a rincones lejanos sin abandonar las comodidades de la Casita. Los estufines también les resultaron útiles a los ingenieros de montes cuando la Escuela estuvo ubicada en El Escorial.

Desde estos jardines se tiene acceso al Paseo del Vivero, lugar donde se trabajan algunas especies para el mantenimiento del Parque.

La visita a la Casita del Príncipe de El Escorial

Tarifas y horarios

La Casita del Príncipe está cerrada temporalmente. Pero los jardines están abiertos todos los días, con acceso gratuito, entre las 10.00 y las 18.00, en invierno; y las 20.00 en verano.

Para poder informarnos de cualquier circunstancia respecto a la apertura, el número de teléfono es +34918905902

Accesibilidad

Aunque está en cuesta, el acceso a la Casita del Príncipe de El Escorial es relativamente sencillo con cochecito de bebé. Sí que existen diversos escalones bajitos pero muy amplios, que quizá presenten dificultad para las personas con movilidad reducida. El interior de la Casita del Príncipe no es accesible.

Restaurante

La Casita del Príncipe cuenta con servicio de restaurante a cargo de la conocida pastelería Paco Pastel. Inspirados en el arte y la historia de San Lorenzo, ofrecen menú del día, servicio a la carta, desayunos y meriendas.

¿Cómo llegar a la Casita del Príncipe de El Escorial?

Parte trasera de la Casita del Príncipe de El Escorial para niños
Parte trasera de la Casita del Príncipe. ©Historia, maleta y niños

La Casita del Príncipe o de Abajo se encuentra en la Avenida de los Reyes Católicos de El Escorial. Si vamos en transporte público, está muy cerca de la estación de Cercanías de El Escorial, a la que llegaríamos en la línea C-8. Del intercambiador de Moncloa salen dos líneas de autobuses, la 664 y 661 de Autocares Herranz, que dejan cerca.

En coche, se encuentra a 58 km de Madrid yendo por la A-6 hasta Las Rozas. Después tomamos el desvío de la M-505 hacia San Lorenzo de El Escorial, y luego la M-600 con la que ya se entra en El Escorial y podemos seguir los carteles.

Cómo llegar a la Casita del Príncipe de El Escorial
Cómo llegar a la Casita del Príncipe de El Escorial

El número de teléfono es +34918905902. 

El tiempo en El Escorial

Para no encontrarnos con ningún imprevisto y que nuestra visita a la Casita del Príncipe sea lo más agradable posible, lo mejor es consultar cuál es la previsión meteorológica aquí.

Si quieres saber más…

Sobre el Monasterio y la Casita del Príncipe de El Escorial para niños

García Frías, Carmen. Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Patrimonio Nacional. Madrid, 2013.

García Marrasé, Neus-Elisabeth. «Un proyecto arquitectónico singular para la Casita de Abajo o del Príncipe de El Escorial. La fascinación europea por el Egipto faraónico en la Edad Moderna», en El Monasterio del Escorial y la arquitectura: actas del simposium, 8/11-IX-2002 / coord. por Francisco Javier Campos y Fernández de Sevilla, 2002,. pp. 641-674.

Jordán de Urríes y de la Colina, Javier. «Casa de campo del Príncipe en El Escorial o Casita del Príncipe», en Enciclopedia del Museo del Prado.

López Serrano, Matilde. El Escorial. El Monasterio y las Casitas del Príncipe y del Infante. Patrimonio Nacional. Madrid, 1963.

Martínez Cuesta, Juan. Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial. Patrimonio Nacional. Madrid, 1992.

Navascués Palacio, Pedro. El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Lunwerg Editores – Patrimonio Nacional. Madrid, 1994.

Rincón Álvarez, Manuel. Claves para comprender el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Universidad de Salamanca. Salamanca, 2007.

Sánchez López, Gustavo. El Monasterio de El Escorial. Curiosidades, anécdotas y misterios. La Librería. 2018.

 

María Aguado Molina. El Monasterio de El Escorial contado a los niños. Edidiones Miguel Sánchez, 2009.
Fernando Marías. El Monasterio de El Escorial. Anaya Infantil y Juvenil, 1991.

Bibliografía sobre la Casita del Príncipe y el Monasterio de El Escorial para todos

Carmen García Frías. Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial
. Patrimonio Nacional, 2013.
Matilde López Serrano. El Escorial. El Monasterio y las Casitas del Príncipe y del Infante. Patrimonio Nacional, 1963.

García Marrasé, Neus-Elisabeth. «Un proyecto arquitectónico singular para la Casita de Abajo o del Príncipe de El Escorial. La fascinación europea por el Egipto faraónico en la Edad Moderna», en El Monasterio del Escorial y la arquitectura: actas del simposium, 8/11-IX-2002 / coord. por Francisco Javier Campos y Fernández de Sevilla, 2002,. pp. 641-674.

Jordán de Urríes y de la Colina, Javier. «Casa de campo del Príncipe en El Escorial o Casita del Príncipe», en Enciclopedia del Museo del Prado.

¿Te gustan los jardines históricos?

2 Replies to “Jardines y arte: La Casita del Príncipe de El Escorial para niños”

    1. Gracias. Es un paseo muy agradable para realizar en familia. Además, San Lorenzo de El Escorial es bonito en cualquier época del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *