Casa de Japón: el tesoro del Palacio Arias Corvelle en Salamanca

Casa de Japón: el tesoro del Palacio Arias Corvelle en Salamanca

Hace ya algunos años estuve realizando un periodo de prácticas en el Centro Cultural Hispano-Japonés de Salamanca, popularmente conocido como Casa de Japón. Mi misión allí era hacer una catalogación histórico artística del edificio, un palacio de origen renacentista ubicado en el centro de la ciudad, del que poco se sabía. Todo aquello culminó con un trabajo bastante largo que después corregí y resumí para publicar un artículo en la Revista de Historia Autónoma de mi alma mater.

A continuación podéis leer un extracto del artículo y así conocer algo más parte del patrimonio salmantino.

Casa de Japon Palacio de San Boal Palacio Arias Corvelle Academia Bellas Artes San Eloy Salamanca para niños
Así se ve desde la plaza de San Boal el antiguo Palacio Arias Corvelle: al fondo la Casa de Japón y en primer plano la Academia de Bellas Artes de San Eloy. ©Marieta Bermudo.

La fundación en el siglo XV

La sede de la Casa de Japón es el Palacio Arias Corvelle, edificado en 1470 por el señor de Alizaces, Alonso Arias Corvelle, en la salmantina plaza de San Boal. La familia pertenecía a la alta sociedad de Salamanca, tenía mayorazgo en Sabugal (hoy Portugal) y participó en la conquista de Granada. El palacio se dividió en dos en la tercera generación de la familia, división que a día de hoy perdura, correspondiendo una parte a la citada Casa de Japón y la otra a la Academia de Bellas Artes de San Eloy.

¿Qué elementos originales se conservan en el Palacio Arias Corvelle?

De la obra original se conservan la portada, el alfiz y algunas de las ventanas góticas. El estilo de estos elementos se repite por toda Salamanca: una portada con arco de medio punto en piedra de Villamayor, adovelado enmarcado por alfiz y los escudos de armas de los propietarios. En este caso, la portada se resalta mediante un triple arco de medio punto construido por dovelas de gran tamaño.

La arquivolta interior está decorada con un bajorrelieve de tréboles, el segundo nivel cuenta con una cenefa con florones, mientras que el exterior, bajo la moldura, presenta unas flores de menor tamaño. Esta decoración se repite en dos aristas laterales que ascienden desde la imposta del arco hasta la base del balcón. Paralelamente, a modo de alfiz, corren unas sobrias molduras que enmarcan el balcón y su puerta quedando el escudo de los Corvelle en un piso superior, encerrado asimismo por similares listones.

Casa de Japon Palacio Arias Corvelle Palacio de San Boal Salamanca para niños
Portada de la Casa de Japón en la Plaza de San Boal. ©Marieta Bermudo.

 

El siglo XVI: Renacimiento salmantino

La primera gran reforma ocurre en el segundo tercio del siglo XVI, obra del matrimonio de Diego de Herrera y Aldonza Enríquez, descendientes del fundador. Además, convirtieron la vecina parroquia de San Boal en panteón familiar. Su hijo Alonso realizó el patio, la escalera y el artesonado de los techos. La monumental escalera también está realizada en piedra de Villamayor. Su labra muestra con motivos humanistas: roleos vegetales enmarcando personajes mitológicos, faunos, genios, aves… Por el lado exterior se muestran unos medallones con retratos familiares rodeados de angelitos, aspas y candelieri. Con toda probabilidad se trate de los constructores de la escalera.

Escalera palacio Arias Corvelle Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones San Boal Salamanca
La gran escalera del Palacio Arias Corvelle. ©Marieta Bermudo.

Escalera Palacio Arias Corvelle Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
Detalle del lado interior de la escalera del Palacio Arias Corvelle. ©Marieta Bermudo.


Escalera Palacio Arias Corvelle San Boal Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
Retrato masculino, probablemente del constructor de la escalera, en el lado exterior. ©Marieta Bermudo.
El patio es de mediados de siglo, y es uno de los mejores ejemplos del Renacimiento salmantino. Su planta es trapezoidal. Son originales las arquerías norte y oeste ―contando únicamente con cuatro arcos cada una―, mientras que los lados este y sur se cerraban con muros, siguiendo el ejemplo de otros palacios. En la planta baja los arcos son de medio punto y los capiteles de las columnas son de arquillos. La barandilla superior está formada por balaustres de sección cuadrada y los arcos son escarzanos. El trasdós de todos los arcos está moldurado, siguiendo un patrón similar al de los tondos que contienen las efigies, situados en las enjutas. Existen dos clases de medallones en la planta baja ―los antiguos, de fantástica talla y llenos de detalles, y los modernos, mucho más racionalistas y austeros―, así como escudos en la planta superior.

Patio Palacio Arias Corvelle San Boal Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
Vista de las arquerías originales del patio del Palacio Arias Corvelle. ©Marieta Bermudo.
Medallones Alonso de Herrera Almaraz Palacio Arias Corvelle Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
El personaje más antiguo de los medallones, Alonso de Herrera Almaraz. ©Marieta Bermudo.
Medallon Barbara de Herrera Palacio Arias Corvelle Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
Su hija, Bárbara de Herrera. ©Marieta Bermudo.
 
Medallon Diego de Herrera Palacio Arias Corvelle San Boal Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
La tercera generación, su nieto, Diego de Herrera. ©Marieta Bermudo.
Medallon Alonso de Herrera Enríquez de Monroy Palacio Arias Corvelle San Boal Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
En la cuarta generación aparece representado Alonso de Herrera Enríquez de Monroy. ©Marieta Bermudo.
Medallon Maria de Herrera Palacio Arias Corvelle San Boal Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
Su hija, ya viuda, María de Herrera, es la quinta generación. ©Marieta Bermudo.
Medallon Mayor de Fonseca Palacio Arias Corvelle San Boal Casa de Japon Centro Cultural Hispano Japones Salamanca para niños
La más joven de todos, su nieta Mayor de Fonseca. A pesar de ser la menor de cinco hermanos y la única mujer, Mayor fue la única que tuvo descendencia que pudiera heredar el palacio, de ahí que aparezca representada en el patio como propietaria del inmueble. ©Marieta Bermudo.
 

El Palacio Arias Corvelle en los siglos XVIII y XIX

En el siglo XVIII el palacio pertenecía a la Casa de Cerralbo la cual era heredera directa de Arias Corvelle. Su titular en el siglo XVIII, el marqués de Almarza Juan Antonio de Guzmán decoró la fachada con la técnica del esgrafiado, y sustituyó las ventanas que dan hacia la plaza por balcones apoyados sobre grandes ménsulas. En algunos vanos los arquillos superiores fueron rellenados con los blasones familiares, y en otros se abrieron para formar un vano rectangular.

Siglo XX y la llegada de la Casa de Japón

El palacio vuelve a ser la misma finca en 1905, gracias a las herencias y compras del XVII Marqués de Cerralbo. Quiso destinar el palacio como sede de su extensa colección artística, pero al unírsele las colecciones de su hijastra Amelia, marquesa de Villa-Huerta, fundaron el Museo Cerralbo de Madrid.

En 1906 el palacio se vuelve a dividir. Tras diversas ventas y nuevas particiones, se instala en 1937 la Escuela de Comercio. En 1940 el arquitecto Víctor D’Ors propone una nueva reforma -finalizada en 1958-, que modifica el patio añadiendo las nuevas arquerías y construyendo un imafronte con fuente. También introdujo nuevos materiales, como el ladrillo, totalmente ajenos a la estética del edificio. En 1974 se derriba el interior bajo un proyecto del arquitecto salmantino Genaro de No, quien también pintó el gran mural que se encuentra en un pasillo de la planta baja.

En 1996 la Universidad de Salamanca encarga a los arquitectos Juan Vicente García y Pablo Núñez Paz el estudio previo de rehabilitación del palacio para uso conjunto de la Embajada de Japón y la Universidad como Centro Cultural Hispano-Japonés. Para poder efectuar las obras, el grado de protección del inmueble pasa a ser nivel II de Protección Estructural, que mantendría fachadas y patio, conservaría y restauraría el artesonado, pasamanos de escalera y pinturas murales, además de proteger la encina del patio. En esta reforma destaca la sinceridad de los materiales, pudiendo hablarse incluso de un cierto espíritu japonés en el diseño e iluminación del interior.

La amplia sala “S.M. La Emperatriz Michiko”, situada en la antigua planta noble, es hoy un espacio diáfano empleado para exposiciones temporales. Desde aquí se tiene acceso a la galería cubierta por las arquerías superiores del patio, cuyo pavimento también es de madera. El palacio cuenta actualmente con 17 aulas, así como un salón de actos y un aula magna. Esta reforma ha sido merecedora de menciones y premios de arquitectura.

El Palacio Arias Corvelle para niños

En los medallones del patio nos encontramos ante un despliegue de la moda del siglo XVI, por lo que se demuestra que los personajes son miembros de una misma familia. Podríamos explicarles a los niños cómo antes de existir la fotografía las familias se hacían retratar o bien en pintura o bien en piedra. A los niños más pequeños podremos hablarles de un árbol genealógico.

Para los amantes de la cultura japonesa, el palacio es un centro de referencia. Organizan cursos de lengua y cultura japonesas, talleres y seminarios, y las exposiciones de artistas japoneses son continuas -en estos momentos hay una muestra sobre la abdicación de S.M. el Emperador. Destaca, sobre todo, la Semana Cultural -en marzo, en la que siempre incluyen actividades para los niños.

La leyenda de la «resucitada» Marquesa de Almarza

Esta historia forma parte de la crónica negra de Salamanca. La Marquesa vivió en el siglo XVIII y, un buen día, falleció. El panteón familiar está en la iglesia de San Boal, justo enfrente del palacio, y allí llevaron su cuerpo para velarlo y después darle sepultura. La plaza estaba llena de gente muy apenada, pues la Marquesa era muy conocida y querida por sus obras de caridad…

Por la noche, un sacristán se quedó velando el cadáver, y no pudo evitar fijarse en uno de los grandes anillos de la Marquesa, que relucía a la luz de las velas. El sacristán, codicioso, decidió quitárselo, porque a ella ya de nada le iba a servir. Tal fue su esfuerzo en arrancárselo, que la Marquesa se levantó, ¡no había muerto, sólo estaba desmayada! La alegría de la ciudad fue enorme y ella, sintiéndose generosa por no haber sido enterrada viva, decidió perdonar al sacristán y no acusarle de ladrón.

Si queréis saber más…

Bermudo Maupoëy, María. «Del Palacio Arias Corvelle a la Casa de Japón». Revista Historia Autónoma, [S.l.], n. 7, p. 13-27, sep. 2015. ISSN 2254-8726. Disponible en: <https://revistas.uam.es/historiaautonoma/article/view/1013>. Fecha de acceso: 25 mar. 2019

Cortés Vázquez, Luis. 50 medallones salmantinos. Ayuntamiento de Salamanca. Salamanca, 1971.

Julián Álvarez Villar. Cien ventanas salmantinas. Diputación Provincial de Salamanca, 1990.
L.E. Rodríguez-San Pedro. Historia de la Universidad de Salamanca: Estructuras y flujos. Salamanca, 2004.
Núñez Paz, Pablo. Salamanca, guía de arquitectura. Colegio Oficial de Arquitectos de León, 2001.

Cabré Aguiló, Juan. Museo Cerralbo o Museo del Excelentísimo Marqués de Cerralbo D. Enrique de Aguilera y Gamboa. Imprenda de Jesús López. Madrid, 1928. Tirada aparte del Boletín de la Sociedad Española de Excursiones.

Para conocer las actividades del Centro Cultural Hispano-Japonés, esta es su web.

Otros planes cerca de Salamanca

4 Replies to “Casa de Japón: el tesoro del Palacio Arias Corvelle en Salamanca”

  1. I am not sure the place you’re getting your information, but good topic.
    I needs to spend a while learning much more or working out more.

    Thank you for fantastic info I was on the lookout for this information for my mission.

    1. I am glad you enjoyed reading the article. It took me several months to do all the research about the Palace, while I was doing an intership there a few years ago. At the time there were no academic papers written about it, so I had to look for the information in several historical archives. This article is just an abstract of my work, part of it was published in Revista de Historia Autónoma in 2015 -you can follow this link to read it https://revistas.uam.es/historiaautonoma/article/view/1013. I hope you find it useful.

  2. Por ampliar información decir que en esta casa-palacio se asentó varias jornadas el Duque de Wellington, famoso por dirigir las tropas inglesas junto a las españolas y las portuguesas en la guerra contra las tropas napoleónicas. Este Duque tiene un medallón en la Plaza Mayor.
    El patio -que no claustro- del edificio bien pudiera haber servido a Alberto Churriguera para diseñar la mismísima Plaza Mayor de Salamanca, ambos son trapezoides…pero perfectamente armónicos que dijo Don Miguel de Unamuno.
    Sobre la famosa leyenda de la Marquesa de Almarza -María de Moctezuma- hay un inscripción en el patio que la recuerda pero que bien pudiera haberse confundido con otra Marquesa de Almarza ya que esta historia bien pudo haberse producido en los edificios colindantes con el actual colegio de las Siervas al final de la Gran Vía…y por ello esa calle se llama de la Marquesa de Almarza. Lo que si está demostrado es que la de la famosa leyenda de Salamanca se llamaba María de Moctezuma, descendiente de las importantes familias Aztecas. Al parecer el Conde de Monterrey se enamoró de ella y felizmente la trajo a España.
    Para terminar, me gustaría que alguien experto nos informara sobre la existencia de un posible monasterio previo al 1470 y precisamente dedicado a San Boal, de origen francés y que cuadraría con la famosa repoblación de la Edad Media de Raimundo de Borgoña. Salamanca destino culto a San Martín de Tours y San Boal cuyas reliquias se conservan en una Iglesia en Zamora. ¿Posible que antes esa gran plaza fuera un monasterio?

    1. Hola, José Luis:

      Muchísimas gracias por tu comentario y aportaciones, las tengo en cuenta para poder editar el artículo e incluirlas. Lo del monasterio la verdad es que no lo sé, pero bien podría ser cierto dado que la plaza tiene un tamaño considerable para estar en el entramado de callejuelas en el que se ubica. Es un poco sospechoso, ¿verdad? ¿Quizá fueron huertas? Tendré que seguir investigando porque es un dato que ignoro. Si, por tu parte, consigues averiguar algo, infórmame, por favor.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *